Implementarán proyecto de investigación de “Hogar inteligente”, para estudiar el comportamiento de adultos mayores y dar diagnósticos oportunos

HOGAR INTELIGENTE 1

 

Proyecto piloto partirá con adultos mayores de Viña del Mar a través de una alianza en investigación y medicina, entre el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota y la Universidad de Valparaíso. 

 

HOGAR INTELIGENTE 6Un innovador proyecto de investigación que busca mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, comenzará a aplicarse en los próximos meses en una alianza entre el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota y la Escuela de Ingeniería Civil Informática de la Universidad de Valparaíso. El objetivo del proyecto es mejorar la calidad de vida del adulto mayor, extendiendo su autonomía y estadía en su vivienda y así contribuir a la reducción de la cantidad de ingresos de adultos mayores en instituciones de salud por complicaciones de accidentes y enfermedades crónicas.

 El proyecto “Hogar Inteligente” a cargo de la Ingeniera en Informática, Carla Taramasco Toro, junto a un equipo de investigadores, busca detectar síntomas tempranos de patologías que afectan a los adultos mayores y alertar en caso de eventos que puedan afectar su autonomía, como por ejemplo caídas.

 Carla Taramasco señala: “la idea es desarrollar hogar inteligente para aumentar la autonomía de los adultos mayores, inicialmente en Viña del Mar-Quillota donde desarrollaremos el sistema piloto. El objetivo del proyecto es generar una plataforma de registro y monitoreo remoto de ambientes inteligentes, a través de una arquitectura tecnológica especializada y distribuida a pequeña escala, enfocada en generar una habitación inteligente piloto para personas de la tercera edad propiciando una mayor autonomía en sus estilos de vida y la de sus respectivas redes de apoyo directas (familiares principalmente), otorgando asistencia en todo momento de manera de disminuir los cuidados presenciales requeridos, generando un ecosistema de apoyo consciente del estado en tiempo real de los usuarios, y analizando las variables capturadas para alertar tempranamente sobre posibles condiciones o estados riesgos de los usuarios. Consiste en tres subsistemas autónomos: red de sensores; centro de recepción y registro de datos recogidos por sensores de múltiples viviendas permita la acción preventiva y correctiva ante cualquier evento adverso en el diario vivir; y un centro de almacén, procesamiento y minería de datos de la información capturada.

  La implementación de la red de sensores estaría enfocada, en una primera etapa, en la captura de datos para la detección síntomas de enfermedades neurodegenerativas (por ejemplo repetición de acciones abren y cierran el refrigerador, abren y cierran una puerta de entrada a la casa), síntomas de enfermedades crónicas como la nicturia o nocturia (implica que los adultos mayores van a orinar repetidamente durante la noche), y el mayor desafío para el proyecto detectaron de caídas, cuando un adulto mayor se cae en su casa,  el sistema generara una alerta a su entorno de apoyo o a su médico tratante, de esa manera su red  de apoyo podrá actuar y evitar que el adulto mayor pase horas esperando que alguien llegue a su casa.”, señala Carla Taramasco.

 Antecedentes generales del proyecto

 La población de adultos mayores aumenta progresivamente, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en la actualidad se estima que la población de adultos mayores alcanza un 10,3%, y se espera que para el año 2050 se incremente a un 21,6%, y que siga creciendo. Con esto, surgen interrogantes respecto a cómo se va a enfrentar este problema en el ámbito de las políticas de salud pública pues la vejez viene acompañada de enfermedades crónicas y neurodegenerativas, las que derivan en tratamientos y hospitalizaciones que supondrán un gran impacto en el costo de la salud. Dentro de los riesgos que afectan a los adultos mayores, aumenta la probabilidad de sufrir un accidente en el domicilio, principalmente las caídas, siendo el lugar más frecuente de ocurrencia el propio domicilio del paciente. Los lugares más peligrosos en el hogar suelen ser el baño y la cocina, donde se puede sufrir quemaduras o intoxicaciones.

 Otro aspecto a considerar es la comunicación entre el paciente adulto mayor y su médico, que puede plantear dificultades por diversas circunstancias como la presencia de varias patologías y la presencia de deterioro cognitivo, por lo que también es recurrente que el paciente adulto mayor no comunique a su médico síntomas que pueden ser importantes para la detección temprana de enfermedades.

 Por ello es que el SSVQ participará en el proyecto “Hogar Inteligente”, aportando con el apoyo y experticia del personal clínico del Hospital Geriátrico “Paz en la tarde” de Limache, para el desarrollo del prototipo de la plataforma y la realización de la fase de pruebas. El SSVQ ha planteado como prioridad, la modernización del Hospital para mejorar la calidad de vida de sus pacientes, a través del monitoreo, registro y análisis de sus patrones de conductas,  con el propósito de minimizar la dependencia, lo que se prevé tendrá un positivo impacto en la detección temprana de eventos que afectan principalmente la salud y calidad de vida de los adultos mayores.