Háblame como la lluvia Entrevista a Karen Sotomayor Julio, actriz chilena que se abre paso en Estados Unidos

Comparte en tus Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

entrev

Por Rous Rauld

 

Protagonizar” Háblame como la lluvia y déjame escucharte” obra del famoso dramaturgo
Tennesse Williams, ( cuyo nombre en inglés es “Talk to me like the rain and let me listen”) le
permitió a Karen Sotomayor Julio, actriz chilena graduada en Estados Unidos poner en escena
todo lo aprendido en el Lee Strassberg Institute del cual es graduada, y obtener un enorme
reconocimiento de público y crítica. Tal vez porque además de la actuación la obra le permitió
generar una evocación especial del sur y la lluvia que transita por la obra, y que en la belleza de
sus rasgos físicos y la profundidad de su mirada adquieren una textura traslúcida y personal.

Karen Sotomayor tiene apenas 21 años, pero de muy pequeña lleva prendido el embrujo de la
actuación, y es hoy casi una veterana. Empezó muy niña en el “Teatro Camino” de Héctor Noguera
en Santiago, y al cumplir la mayoría de edad se mudó a Nueva York Chile para seguir el sueño
de convertirse en actriz profesional. Allí se graduó en el prestigioso “The Lee Strasberg Theater
and Film Institute” y tuvo finalmente la posibilidad de codearse con otros sueños, experiencias y
disciplinas de la actuación.

Antes de su graduación fue parte de varios musicales, entre ellos “City of Angels” y “The Music
Man”, hasta que vino la oportunidad de que un gran director y profesor de “The Lee Strasberg”,
Geoffrey Horne, la eligiera para Háblame como la Lluvia y luego de le diera un papel notorio en la
obra “Viviendo en Casa” de Anthony Giardina. Ambas fueron presentadas en el The Lee Strasberg
Theater and Film” al cual acuden preferentemente agentes, managers, directores y productores de
la industria cinematográfica en busca de talentos.

“De mi paso por The Lee Strasberg” dice Karen, “ además de experiencia y conocimiento, puedo
rescatar dos hermosas amistades. Una con el director Geoffrey Horne y la otra con el renombrado
actor de Pulp Fiction, Paul Calderón. Ambos han sido importantes mentores en este camino. Y por
supuesto, una profunda relación de admiración y respeto por mi profesor Robert Ellerman. Tres
personas señeras que me han brindado infinitas lecciones sobre actuación y vida. Casi la misma
cosa, dice riendo Karen”

 -¿Cómo fue que llegaste al The Lee Strasberg Theater and Film?

En Chile estudié desde niña en el Teatro Camino de Hector Noguera. Allí desarrollé mi amorpor el teatro. Cada una de las personas que allí trabaja forman parte de una familia, y eso esexactamente lo que creo un actor necesita para desarrollar sus mejores interpretaciones, tenerun elenco. Siempre tuve el sueño de estudiar en “The Lee Strasberg”, pero por mucho tiempo erasolo eso, un sueño. Con el crecimiento llegó también el momento de decidir dónde iba a estudiar.

Mi familia me dijo que lo intentara, estudié inglés un año mientras hacia las postulaciones con
mucha fe y finalmente recibí un correo notificando que había sido aceptada. De verdad es difícil
dejar tu país tan joven e irte a la soledad y la aventura, pero no me arrepiento de nada, y la
experiencia ha sido impagable.

 

-¿Ahí te interesaste en Stanislavski o ya lo conocías de antes?

 

Como yo empece muy niña a actuar, Stanislavski para mí fue desconocido por muchos años, no
me refiero a no saber quién fue, sino a no entender quién fue. Hasta que leí su trilogía, y empecé
a entender que muchas de las cosas que yo hacía, y no comprendía a cabalidad, tenían una
explicación neurobiológica en mí, y que mi instrumento cuerpo podía ser entrenado a un nivel
absolutamente desconocido para mí. De ellos y las lecturas que siguieron nació la idea de estudiar
en The Lee Strasberg, en donde para mi hoy se encuentran estudiosos no solo del más alto nivel,
muchos de los cuales han dedicado su vida completa a entender tanto a Lee Strasberg, como a
Stanislavski, como es el caso de mi profesor Robert Ellermann. Por eso llegue al Instituto.

-¿Eres la primera actriz chilena graduada en el Instituto?

No sé. Se de una chilena, gran amiga, que vino a estudiar por 3 meses, pero nunca he escuchado
de algún chileno que se haya graduado además de mí, aparte de Felipe Gon. Pero no sé, la verdad,
no estoy segura y si así fuera sería un orgullo y alentaría a otras a que lo intentaran pues la verdad
la experiencia es formidable y de vida.

-¿Cuáles son tus planes ahora?

Tengo varios proyectos. Los más importantes hasta ahora son aquellos que estoy trabajando
con Felipe Gon, el otro actor y director chileno graduado en el Instituto. Además, planeo seguir
estudiando con mis profesores, tengo programado viajar constantemente entre Chile y Estados
Unidos, donde tengo a Dan Patack como representante, quien maneja mi carrera y me guía en
todo. En este momento me encuentro plena y ansiosa, y también preparada para lo que viene.

 

-¿A qué actrices admiras entre aquellas que pertenecen a la corriente actoral que tu elegiste?

Mi admiración está más enfocada a un periodo más antiguo, con nombres como Gena Rowlands
y Kim Stanley. Ambas son actrices de las cuales nunca se deja de aprender, ver la mismaperformance una y otra vez solamente te hace descubrir nuevos momentos, pequeños detalles
que al ser tan orgánicos pasan desapercibidos, “re-viven” en escena. Puede que el nombre de
Kim Stanley, a quien llamaban “la version femenina de Marlon Brando”, hoy en día no signifique
mucho para personas menores de 50, más aún si no hizo mucho cine. Pero cualquier persona que
tuvo el privilegio de verla en escena durante sus diez mejores años en Broadway, aun hablan de
ella por su enorme capacidad de expresar y vivir en escena, desde lo más ínfimo, hasta lo más
doloroso. Gena Rowlands posee la misma capacidad de construir su personaje, sobretodo en
el comienzo de su carrera en donde trabajó con John Cassavettes, su marido y gran productor
independiente, en diez de sus películas. Lo que ella entrega en “Una mujer bajo influencia” es
absolutamente alucinante.

-¿Tienes algún guión tuyo?

Si, uno en conjunto con Felipe Gon y que deseamos llevar a Chile. El guión ha sido algo muy
personal y vivo para mí. Trata de Carla y Sebastián, ambos llevan pasados muy oscuros, los cuales
no dejan salir a la luz y los mantiene constantemente a la defensiva; Carla es cantante en un bar,
en donde conoce a Sebastián, la química entre ellos es bastante especial, un tanto violenta. No
son el tipo de personas que saben cómo reaccionar a la atracción y tampoco están dispuestos a
entregarse. Es una película que habla del perdón a los peores errores que un ser humano pueda
cometer contra sí mismo, con personajes a los que normalmente no prestamos atención en la vida
cotidiana.