Esval se reunió con 57 organizaciones comunitarias de la región para informar sobre situación hídrica.

Con un alto nivel de participación se realizaron en las últimas semanas diversas reuniones informativas entre Esval y representantes de organizaciones comunitarias de toda la Región de Valparaíso, con el fin de dar a conocer la situación de sequía estructural que afecta a gran parte de las provincias de la zona.

 

En estos encuentros estuvieron representadas 57 organizaciones, incluyendo uniones comunales, juntas de vecinos, centros de madres y agrupaciones de adultosmayores, entre otras, con la asistencia de 115 dirigentes en total. Las reuniones se realizaron en las comunas de San Felipe, Quillota, Villa Alemana, Viña del Mar y El Quisco.

 

“Esta instancia se generó con el fin de informar a la comunidad sobre el ajustado escenario que afecta a toda la región, detallando la situación particular de cada una de las zonas. Necesitamos el apoyo de los dirigentes vecinales, ya que nos permite transmitir el mensaje sobre la importancia de cuidar el agua y dar un uso responsable a este recurso”, explicó el gerente de Clientes de Esval,Cristian Vergara.

 

El ejecutivo destacó “el alto nivel de participación de los asistentes, quienes escucharon atentamente cada una de las presentaciones y nos manifestaron también sus consultas e inquietudes, lo que permitió generar un valioso intercambio de información, e incorporar mejoras a las acciones que se encuentran en desarrollo para enfrentar la sequía. En cada una de las provincias la sequía ha impactado de distintas maneras y sus habitantes tienen variados requerimientos, por ello estos encuentros sirvieron para informar de las acciones que hemos tomado y comprometer a la comunidad en el cuidado del agua”.

 

Actualmente, la Región se encuentra con un déficit de precipitaciones que alcanza el 50%, a lo que se suma la importante disminución en el caudal del Aconcagua -bordeando el 70%- la falta de deshielos y la baja capacidad de embalses. Para hacer frente a ello, Esval ha invertido en los últimos cuatro años más de $25.000 millones, explorando y habilitando nuevos pozos y conducciones, para mejorar con ello la gestión del recurso.