Día del Agua: Dos visiones que relacionan el trabajo y el vital elemento.

Comparte en tus Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La ONU ha tenido como lema del Día del Agua 2016 la relación entre el agua y el trabajo, dado que según el organismo, la mitad de la población mundial ve relacionado su empleo al recurso hídrico.

Por la importancia de esta relación, Portalfruticola.com quiso conversar con dos importantes personeros, cuya visión referente al agua y su importancia para el trabajo puede iluminar varias de las interrogantes que surgen una vez que vivimos una situación de escasez que podría amenazar miles de puestos de trabajo: Reinaldo Ruiz y Luis Gurovich.

Reinaldo Ruiz, Delegado Presidencial para los Recursos Hídricos designado por la presidenta Michelle Bachelet, señala que “Para nosotros el agua es un factor fundamental desde el punto de visto productivo, porque todo lo que nosotros hacemos o exportamos, requiere agua y lo requiere en mucha cantidad”.

Según sus estimaciones, el 60% del PIB de Chile se relaciona con el agua, “entonces uno podría decir que sin el agua, se pone en riesgo nuestro propio crecimiento económico. O sea, en la medida en la que el agua se transforma en un factor limitante para que se produzcan más cosas, para que se genere actividad productiva, también se pone en riesgo el empleo”.

La amenaza sobre la productividad es latente, según Ruiz, quien señala que “eso es lo que han demostrando estudios internacionales, que dicen que por efecto de la no disponibilidad o de la insuficiente disponibilidad de agua en los próximos 20 o 30 años, más del 20% del PIB del mundo estaría hoy amenazado”.

Y el impacto sobre el empleo sería enorme, pues diversos sectores productivos necesitan del agua para funcionar. Ruiz dice al respecto que “para producir necesitamos agua. Las exportaciones, el cobre, toda la minería, toda la fruticultura, toda la industria salmonera, y las otras industrias como la de hidrogeneración, empresas sanitarias y la agricultura”, todas necesitan del agua dulce. “Si no tuviéramos suficiente de este factor productivo habría un riesgo muy grande de que no solo se detendría la actividad productiva, sino también parte del empleo”.

Según Ruiz uno de los problemas más grandes es que en Chile la proyección se hizo sobre el supuesto de que en el país nunca faltaría agua.

“Hoy día nosotros tenemos un problema serio en la gestión de recursos hídricos porque hasta ahora todo nuestro ordenamiento jurídico, la estructura institucional y la forma en que se asignan los derechos, se hicieron en un contexto de superávit de agua. Se hizo todo bajo la visión de que en Chile el agua nunca nos faltaba y siempre nos sobraba, porque tenemos una tremenda capacidad de embalsamiento natural, que es la cordillera”.

Sin embargo, con el cambio climático eso ha cambiado, dice Ruiz.

Ruiz apuntó también a una nueva institucionalidad que se ocupe del problema hídrico. “Tenemos un desafío institucional en Chile. Hay una propuesta de crear una Subsecretaría del Agua que tenga una sola conducción política, técnica, que sea capaz de ordenar la gestión, para optimizar el uso de este recurso”.

El trabajo depende cada vez más del agua

Por su parte, Luis Gurovich, presidente del Directorio de Agryd, hace hincapié en por qué la ONU eligió este lema para el año 2016.

“La gente que está detrás de esto en la ONU se ha dado cuenta que el 50% del trabajo está relacionado con el agua directa o indirectamente, desde las mujeres en África hasta los ingenieros que diseñas puertos”, dice Gurovich.

“En la medida que el agua sea más escasa el trabajo va a ser cada vez más dependiente”, dice, en un contexto de cambio climático que ha visto descender la disponibilidad del recurso hídrico.

“El gran desafío es la relación entre el cambio climático global y la disponibilidad de agua dulce. Está probado que el agua dulce disminuye por el aumento de temperatura por los cambios en el clima”, y con ello, aumenta la amenaza sobre el empleo, sentencia.

www.portalfruticola.com

 

 

imagen gentileza de: sed-ongd.org