Flamencos chilenos llegaron a embellecer la Reserva Nacional El Yali en sus 21 años de vida

Comparte en tus Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ad portas del periodo invernal, 22 flamencos chilenos (Phoenicopterus chilensis) llegaron a embellecer el cuerpo de agua de la laguna Matanzas de la Reserva Nacional El Yali, entorno natural situado en la comuna de Santo Domingo (provincia de San Antonio), que ostenta desde 1996 la categoría de humedal de importancia internacional, según la convención Ramsar.

La presencia de estas majestuosas y rosadas aves -de complejo avistamiento- coincidió, como un inesperado obsequio, con la celebración del aniversario número 21 de esta unidad del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), que se conmemoró el martes 23 de junio.

 

Al respecto, el director regional (s) de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) en la región de Valparaíso, Claudio Ilabaca, aseveró que “tras realizar un exhaustivo censo en terreno, los guardaparques del humedal confirmaron la presencia de 22 flamencos chilenos que, de acuerdo sus hábitos migratorios, deberían permanecer en la zona hasta fines de invierno”.

Detalló que, también, “registraron 30 ejemplares del Cisne Coscoroba (Coscoroba coscoroba), otra ave emblemática de la Reserva Nacional El Yali, y en general, un aumento significativo de la avifauna presente en la unidad”.

“Después de las últimas precipitaciones en la provincia de San Antonio, los cuerpos de agua del humedal experimentaron una importante recuperación, lo que permite la estadía y la alimentación de diferentes especies. Esto nos llena de alegría y además coincide con el aniversario de esta unidad del SNASPE, reconocida internacionalmente como uno de los sitios de mayor concentración de aves de Chile”, enfatizó Ilabaca.

Por su parte, la jefa de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF Valparaíso, Javiera Meza, manifestó que “el Flamenco Chileno se caracteriza por su gran tamaño, tiene un cuello muy largo y también patas muy largas. Estas últimas están adaptadas a su hábitat, que corresponde a lagunas fangosas, desde donde -con su pico especial- filtra microorganismos, microalgas y también crustáceos, que son los que le dan su particular tono rosado”.

Finalmente, la profesional invitó a la comunidad a conocer la Reserva Nacional El Yali, que constituye un lugar de alimentación, reproducción y refugio de 18 variedades de aves migratorias